martes, 11 de agosto de 2015

“To” esto es el colmo, y bien “empleao” nos está por habernos “dejao” engañar como “güachetes” sin “aspiraciones”


En anteriores cartas  se menciona la expulsión de los Jesuitas de España, como no lo comenté en su momento, hoy aunque la citación es más indirecta, también lo toca y para aclarar este hecho que fue real lo comento y explico. Al aplicar el artículo 26 de la Constitución de la Segunda República Española de 1931 la Compañía de Jesús quedó en situación de ilegalidad. Pero lean primero la carta y al final de ésta tienen la explicación completa.

CARTAS INGENUAS - XIV -20/02/1932
Valdenegrete y febrero 1932

Mi muy querido tío Agapito: No estoy muy güeno de “saluz”, pues tengo eso del gripe que también dicen la canastera, y que conmigo están malos Pascualico y Bibiano, y a éste se le ha “agarrao” más fuerte que muchos políticos se agarran al empleo que les dan y no sueltan ni a tiros. No creo que esto sea muy grave y que “tó” pasará si Dios quiere, aunque con esto de ser laico “paice” que n hay que pedir “premiso” a Dios pa “ná”.

Pocas ganas tengo de escribir y menos aún con el “desgusto” de saber que nos aumentan las contribuciones, como si lo que ya pagamos fuera poco. “Agora” sí que estoy “pa” renegar de “tó” lo “pasao”, que nos decían que la República costaría más barata por no haber Rey que cobraba mucho, ni se pagaría a los curas, ni habría tanta tropa; pero resulta que hace falta más dinero “pa” enchufes y pistos y lo sacan del “probe” labrador después de un mal año. De que “naide” paga rentos, de que pagamos a los obreros “parao” “pa” que continúen “paraos” y que no se vende ni un grano, que estamos con el agua al cuello “pa” dar las boqueas. “Tó” esto es el colmo, y bien  ”empleao” nos está por habernos “dejao” engañar como “guachetes” sin “asperiencia”; pues resulta que cuando no hay que pagar al Rey su sueldo, ni a los curas, ni a la tropa, ni a “nadie” (y tengo “pa” mí que “drento” de poco no cobra “nadie” ni un real), y cuando debía sobrar dinero “pa” otras cosas, agora dicen que falta y aquí está el “probe” labrador “pa” pagar los vidrios rotos. Yo si fuese “menistro” lo arregalba “tó” en menos de “ná”, pues quitaba el sueldo a los “deputados”, que por hablar no se debe cobrar, que yo he visto en “Madriz” a muchos charlatanes que hablaban mucho y muy de “corrío” y no cobraban “ná”; después quitaba un sueldo al que tuviera más de dos, prohibía los enchufes, los automóviles a los “ministros”, que con lo que cobran ya tienen “pa” el tranvía y el metro, y “ansí” quitaba muchos millones “pa” no tener que pedirnos a los contribuyentes que están acoraos como liebre entre galgos. Pero “tó” son sueldos y chupar mucho, que el dinero se va como el agua entre los “deos” y no hay dinero con “tó” el oro que dicen tienen los yanquis de América “guardao” en cajas de hierro. “Tós” quieren mamar de la vaca del “prosupuesto” y que lloren los que trabajamos y nos chinchamos “pa” ganar malamente el pan que comemos.

Sevilla.abc.es/Media/201104/14/ABC-REPUBLICA
Esto que pasa en la nación sucede también en los pueblos, pues aquí estamos con un conflicto muy gordo y más sucio que gorrinera en otoño; pues ha de saber “usté”, que el ayuntamiento se quiere comer ocho mil reales largos; pues se arregló la “bajá” a la “caña” que no tiene cien varas y “endespués” de que “trujimos” carros de piedra y los jornales se hicieron por la presentación personal, nos salen con que  se han “gastao” ocho mil reales, lo que es mentira y muy mentira, que eso se lo quieren comer entre el alcalde y el secretario que son socialistas o socios listos y el pueblo no está dispuesto a ser  “engañao” y se pone la cosa muy mala y va a pasar algo feo. Yo he “formao” un grupo que se va a llamar Comité de “Responsabilidaes” del Municipio de Valdenegrete “pa” armar la gorda y juzgar la “conduta” de los del ayuntamiento como hacen los “deputaos” con los de la “ditadura” “pasá”. La formamos esta comisión, yo que, como orador “ende” lo del maestro estoy preparando un “descurso” “pa” el día de la reunión que va a ser  más “sonao” que las cosas de Maciá, Piquique que por haber “ayudao” al recaudador entiende de números, Sabastián García  que tira mucho de pluma y el sargento “retirao” Macario que “pa” armar jaleo  es el único, y ya vendrán otros más “pa” limpiar el “monicipio” de sabandijas del socialismo y mandarlos al presidio “perpétuo” por “toa” la vida y que a su vez entre la honradez “onde” debe entrar.

Con tanto desgusto y mal carácter, me sale la carta con mucho enfado, aunque comprenderá que no es por “usté” y ya ni me acuerdo de eso de expulsar a los jesuitas de la Compañía de Corazón de Jesús (1*) que  me ha “parecío” muy mal peor quitarles los que es suyo, que eso “tíe” su nombre que “usté” también sabe cuál es.

Con la calentura del gripe, lo sofocan que me he puesto al saber lo del aumento de contribución y la “indinación” por lo del ayuntamiento que “quié” comerse veinte carros de piedra como si fueron saquillos, estoy que no se lo que le digo ni lo que le escribo. Perdóneme lo mal que me sale la carta y reciba un abrazo de su “indinao” sobrino.

Filiberto Castellano

(1*) EXPULSIÓN DE LOS JESUITAS: Al aplicarse el artículo 26 de la Constitución de la Segunda República Española de 1931, el 23 de enero de 1932 se ordena la disolución, bajo el decreto firmado por el Presidente del Gobierno, Manuel Azaña y por el Ministro de Justicia, Fernando de los Ríos, dando un plazo de 10 días, a la Compañía de Jesús, para abandonar la vida religiosa en común y someterse a la legislación.

Esto se hizo por que los políticos anticlericales y liberales radicales deseaban apartar a los jesuitas de la vida pública porque pensaban, que su influencia en la enseñanza y su poder económico, dificultaban la creación de un régimen secular moderno. Tras el debate  de las Cortes Constituyentes celebrado del 8 al 14 de octubre de 1931, se aprobó el artículo 26 y el decreto del 23 de enero de 1932 hizo realidad los hechos, mandando se disolvieran los jesuitas e incautando sus bienes.

Trascripción realizada del periódico EL DEFENSOR DE CUENCA editado en el año 1932 por:
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.


Cuenca 11 de agosto de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada