martes, 22 de septiembre de 2015

Hágase tu “voluntaz” así en el campo como en los pueblos.



Sentí como un asco en el fondo del estómago y “emprincipié” a arrojar en una “arcá” muy grande “tó” lo que tenía dentro.


CARTAS INGENUAS - XL -19 /11/1932
Villablanca y junio de 1932

Mi querido sobrino; no púes imaginar el mucho contento que tengo al escribirte después que “tantísmo” sin poder hacerlo, por causa de la “enfermedá” he “tenío” y que tu bien sabes.

Es el caso que yo me encontraba fuerte y bien iba haciendo el agosto sin mayores males, aunque tragando mucha bilis por “tó” lo que veía pasaba, y por esto creo ue tuve mareos; pero  a mediados de agosto ya me dolían las “quijás” y los riñones de la cintura y las espaldas de atrás y “toas” las demás vísceras que tenemos dentro, más tenía fierzas “pa” seguir trabajando, y estando una tarde leyendo los papeles de “Madriz”, al llegar a lo que decían los “deputaos” ya sentó nauseas y cando leí lo de ese Pérez de las Madrigueras ya no pude una más sentí como un asco en el fondo del estómago y “emprincipié” a arrojar una “arcás” muy grandes “tó” lo que tenía “drento”  en el intestino de mi cuerpo. Se asustó mi Úrsula al verme pálido que paja de centeno y me acostó en la cama sin que me diera cuenta, pues tenía un ataque en la cabeza de esos que dicen de apostasía y yo digo de “paralís”. El médico me recetó unas indicaciones y me mando que no hablare, ni escribiera, ni hiciera “ná”, que es lo “mesmo” que han hecho con muchos periódicos que no les han “dejao” salir. Así he “estao” más de tres meses y “antiayer”  ya me dio permiso “pa” hacer lo que ira, pero me hizo tantas recomendaciones, que viene a dejar su “premiso” “reducio” a la “ná”, como una ley de defensa de la “saluz” que me mete en la cama al menor desliz.

En fin, que ya vistes como estuve  “tó” lo que me pasó, que no era tan grave como decían “pa” asustar, y es que el médico no quería oírme hablar de lo que decía yo de la política, pues es de Marcelino Domínguez, aunque enantes fue de Primo de Rivera y más enantes de Romanones que fue el que dio la titular.

Ya iré escribiendo de “tó” lo que más que hay tela corría “pa” muchos trajes, pero tendré “cuidaó” “pa” no “desbarrar” y me dé otra “paralís” de tres meses u más, que “agora” por “ná” le quitan a uno lo que tiene, más que lo prohíba la Constitución en un artículo, o te envían a mil leguas de largo, que tampoco lo permite la “mesma” Constitución o te meten en la cárcel mese y meses, que tampoco es cosa permitida; pero es que “agora” no mandan las leyes, sino que “cá” uno que manda hay que decirle como decirnos en el Padrenuestro: “hágase tu voluntaz así en el campo como en los pueblos”.
Conque hay que ser prudentes y esperar tiempos mejores que como dicen en el cantar de la Bejarana que se cantaba “enantes” .

Aquí en el pueblo lo “mesmo” poco más o menos, sin “neguna” novedad de importancia y pagando “ca” día una socaliña nueva, con eso de las cosas urbanas, de los seguros del campo y de otras cosas que nos han “hechao” encima los que decían que iban a bajar las contribuciones e iban a ser más felices que si comiéramos perdices, y quiera Dios que podamos comer malejamente este invierno alguna patata asá.

No quiero ser más largo, por si me mareo u cosa así, y dándote recuerdos “pa” “tós” los de tu casa y “pa” quien “haiga” “preguntao” por mí, te envía un abrazo muy “apretao” tu tío.

Agapito Tordillo

Del periódico EL DEFENSOR DE CUENCA, editado del año 1932 al 1936, dirigido por Don Dimas de Madariaga, Diputado a Cortes. La transcripción ha sido realizada por:
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.


Cuenca 22 de septiembre de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada