jueves, 24 de septiembre de 2015

Llegará día en que tengamos que vender a los chicos, “pa” poder vivir los padres, o vendernos nosotros, “pa” que vivan los chicos.



Lo más peor es que “ca” día pagamos más socaliñas.


CARTAS INGENUAS - XLI -26 /11/1932

Valdenegrete y junio de 1932

Mi siempre querido tío Agapito. Su carta me ha “colmao” de alegría, después de tan largo espacio sin escribir y ya pasa su “enfermedaz”, que gracias a Dios no ha consentío que liara “usté” el petate, que “entoavía” hace “usté” falta en este mundo  “pa” los suyos, y yo que lo vea.

“Agora” “tié” “usté” que cuidarse y no hacer tonterías como el atracarse de almortas, que le gustan mucho, pues son “indigestivas” y fuertes; así también le recomiendo que haga caso de cuanto le mande el médico, que aunque te habrá dicho que “pué” hacer “to” y comer de “tó”; también le habrá “mandao” que no tome frío ni calor, ni esté al sol ni a la sombra, que no fume ni escupa, y no coma de esto, ni de aquello, ni de lo de más allá, y sí cosas de alimento y con poco vino, y poca agua, y poco de “tó”; lo cual que con estas cortapisas, “toa” la “libertaz” que le da “pa” hacer cuanto quiera, queda reducida a bien poca cosa, y “tié” razón “pa” decir que es como una ley de la defensa de la “saluz”, que a la menor cosa mete “usté” la pata sin querer y ya la armamos otra vez. Y “deste” modo no se pué vivir, que siempre se tiene la amenaza encima.

“Pa” que voy a decirle de cuanto pasa en la España, si ya hemos “hablao”  mucho cuando estuve en esa y es repetir de lo “mesmo”, “pa” “golverse” “tarumba”. 

Lo más “pior” es que “ca” día pagamos mas socaliñas, unas nuevas y otras “aumentás”, hasta no poder más; y llegará día en que tengamos que vender a los chicos, “pa” poder vivir los padres, o vendernos nosotros, “pa” que vivan los chicos.

He “ajustao” cuentas de lo que pago al Gobierno, y “usté” verá las cuentas que son éstas:
Por “contrebuiones” rústicas, “aumentá” en un diez por ciento, “pa” que no haiga paraos y los hay más que “enantes” 357,04 pesetas al año; más la “contribución” urbano de las casas con 22,84 pesetas y la pecuaria de las caballerías 7,72. Después los consumos, que “agora” llaman utilidades “pa” despistar, que me han “clavao” este año 32,30 pesetas; y las cédulas mía y de mi mujer que “pa” “na” le sirve a 3,46 pesetas. Añada eso de la Cámara Urbano (que no sé lo que es ni “pa” qué sirve) que han “inventao”, y me sacaron un recibo de 1,75 pesetas; y lo del retiro obrero, “manque” yo no tengo obreros y por más que reclamo no me vale, y me soplan sus 5,50 pesetas “tos” los años; mas por vez  primera me han hecho hacerme del Seguro de accidentes agrícolas, que lo hacen obligatorio a la fuerza, quieras o no, y que pago la “barbaridaz” de 145,14 pesetas. Suma “usté” y resulta 555,75 pesetas; y dígame si esto de pagar de dos mil doscientos reales un labrador de un par de mulas, es “pa” bailar de contento con el Gobierno y con el “Menistro” de Hacienda que con un arao lo quisiera yo ver “pa” que supiera lo que cuestan las cosas.

Y no para esto aquí, que está la iguala del médico y del veterinario y la botica y el abono y el plazo de las mulas y del cerdo (con perdón) y el fumar (que algún vicio “habemos” de tener) y otros gastos más que nos ahogan y se llevan nuestro sudor. Y como esto siga “deste” modo, va a haber que estudiar “pa” camaleón, aunque también pondrán “contribución” al aire y a “tó”.

“Ansí” se hace la vida cuesta arriba, y yo voy con los pantalones con culeras, los chicos “tos” remendaos,  la mujer con una saya mal “apañá”, la casa de mala manera y sin tener respiro “pa” “ná”.
Si esto sigue aumentando, yo me hago de los guardias del salto, que ganan sus “güenos” cincuenta duros, van en unos “cambriones” muy grandes, y no “tién” más que hacer que dar zurriagazos a “to” el mundo, que yo “pa” esto sirvo, pues tengo fuerzas y soy bastante bruto, aunque no está bien que lo diga.

Corto esta carta que se alarga mucho y se me va la pluma, y con recuerdos a la tía, se despide de “usté”, con un “apretao” abrazo, su sobrino, que le quiere con toda su alma.

Feliberto Castellanos

Del periódico EL DEFENSOR DE CUENCA, editado del año 1932 al 1936, dirigido por Don Dimas de Madariaga, Diputado a Cortes. La transcripción ha sido realizada por:
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

Cuenca 24 de septiembre de 2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada