miércoles, 4 de noviembre de 2015

En mi casa se hace lo que yo digo.


Ya me va jorobando eso de tanto laicismo, como si la nación se arreglara con eso.


CARTAS INGENUAS XLIII - 18/02/1933

Valdenegrete y febrero de 1933

Mi siempre querido tío: Úrsula y yo tuvimos mucho contento por su carta “pa” los dos juntos, y “agora” he “tenío” una pelotera con mi mujer, pues quería escribir ella sola; pero ya mando en mi casa como Azaña en España y en mi casa se hace lo que yo digo, que por algo soy el poder “moderao” y “legislaor” a un tiempo.

Casi acabo en pelea con mi mujer, yo leía en alta voz las sesiones de los “deputaos” y ella oía tales barbaridades que se figuró era más una novela de las malas, blasfemias y juramentos que decían y tuve que meterle el periódico por las narices “pa” convencerla de que era cosas de los “deputaos”, que hablan como los carreteros cuando se atasca en un barrizal. ¡Válgame tío y que poca educación tienen! En mi vida he leído más disparates juntos de los hombrees que nos quieren gobernar y no saben no hablar como personas. Así está “tó”.

De política “ca” día tienen más pudre y esto se deshace como la sal en el agua. Mi antiguo jefe Larrús no piensan más que en coger el poder, que según mis cortas “entendedera” será el día en que yo vaya al Japón, que no va a ser nunca. “Tos” los días dice la mar de tonterías, que más parecen de un chico de escuela que de una persona como él; y yo no las tengo “toas” conmigo, que el mejor día se raja y hace las paces con el Azaña, que como los dos son masones, un lobo no muerde a otro lobo, y “ansí” engatusan a las gentes aunque la nación se desmigaje.

Lo que más me fastidia de Larrús es querer derribar al gobierno “na” más que “pa” ponerse él, pero en eso de os frailes y monjas “pa” que no enseñen ni trabajen está a su favor, lo que es poner una de cal y otra de arena, que me  figura a mí, que no dejar a los frailes y a las monjas que trabajen es un disparate que se paga de cachetes con eso de una República de trabajadores, que “tos” van a ser “paráos” y se nos va a olvidar el trabajo.

Ya me va jorobando eso de tanto laicismo, como si la nación se arreglara con eso, en tanto que no hay orden en el campo “tos” son robos y “nadie” puede vivir; y “to” eso de laico es “pa” que no veamos los chanchullos que nis hacen y nos “distraegamos” con eso. En jamás de los “enjamases” he “conocío” a gente de pellejo tan endurecío y de temperatura tan “helá” que aunque se les grita que se vayan se hacen los sordomudos y sigan “agarraos” como sanguijuelas.

“Ansí” no me extraña que “tos” se “desgusten”, que hasta mi enemigo Teófilo el sastre a quien pequé  dos “aguantás” cuando lo de las “responsabilidaes” del Ayuntamiento, está que muerde con los socialistas y con el gobierno, que “ende” el 14 de Abril no ha “cosío” más que otros dos. Me alegro que “ansí” pase los que se creyeron íbamos a tener una gallina diaria “tos” los días con la república de trabajadores.

A mi, tío, me “paice” que esto lleva muy mal camino y va a terminar a palos, que aquello de Colón en Palos de Moguer va ser un juego de chicos con lo que yo “barrunto”.

A mi amigo Celso se le ha muerto una sobrina de la gripe y a Casimiro el burro rucio que tenía y que valía un Perú. “Tos” son desgracias en familia. Úrsula me encarga recuerdos, que los pongo “pa” no empeorar la afinación familiar y yo le envío por correo un abrazo de su sobrino.
Filiberto Castellanos.



Del periódico EL DEFENSOR DE CUENCA, editado del año 1932 al 1936, dirigido por Don Dimas de Madariaga, Diputado a Cortes. La transcripción ha sido realizada por:
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.


Cuenca 4 de noviembre de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada