martes, 28 de julio de 2015

El reparto, el divorcio y la muda de los nombres de las calles.

CARTAS INGENUAS - 21/11/1931

Durante todo el verano iré trascribiendo las cartas de nuestros personajes: Agapito Tordillo, del pueblo de Villablanca y del sobrino Filiberto Castellano que vivía en Valdenegrete.

Esta segunda carta es la contestación a la anterior publicada en mi Blog: EL DEFENSOR DE CUENCA, en ella el sobrino cuenta a su tío las peripecias que hace y los posibles de la nueva política que empieza a florecer en los años treinta.

La carta de Filiberto a su tío dice así:

Valdenegrete y noviembre de 1931.

Querido tío Agapito: Mucha alegría tuve al recibo de tu carta, y más al saber que estás bien, aunque con reuma, y que también está bien la tía Basilisa y los chicos. Yo estoy también “güeno”, así como la Úrsula y los de casa; aunque “desgustaos” por haber “aportao” la jaca torda que me ferié este año.
Así “mesmo” me alegro de saber de cómo esté de política, que a mí me interesa, y a “onde” meto mano a “raticos” para ser  “güen” ciudadano de este pueblo. Lo “mesmo” que en Villablanca, estamos acá muy enredaos con la política, cuando yo vine; y los D. Eloy no dejaban vivir a los de D. Eustaquio ni éstos a nosotros, regañando por cuestiones del “monicipio”; pero sin variar la fuente porque “acá”  no la hemos “tenío enjamás”; pero en una “vota” rompí la “urnia” y aticé un garrotazo al de Pislache, que me valió un juicio – que por empeños no me salió “na”-, pero a él le salió un “lobanillo” tamaño de una nuez en el “colodrillo”. Cuando la “ditadura” fui concejal y vocal de la U.P., pero “agora” soy republicano-socialista, que es un partido que la “metá es de la república y la otra mitá de Pablo iglesias. Estoy contento con ser de éstos y “agora” hablamos mal de la “ditadura” y de los que no están con nosotros.

Tío, sabrá usté como he” aprendío” mucho “ende” que vino la República, porque leo muchos papeles, y “olgo” a señores que saben más que uno. Hace tres días – vino un señor de Madrid- que llevaba unos “anteojos” a modo de “antiparras”  que nos dijo cosas muy “güeñas” y “apañás”. Nos dijo que con estos de la república –cuando sea socialista, se arreglará “tó” lo malo como agua de Mayo. Que seremos “tos” iguales y libres, y que lo del reparto no es como “usté” se ha “figurao”, sino que nos derán a los trabajadores las tierras de unos  “endeviduos” que se llaman los “bueguesea” –que son unos hombres de malas entrañas- que quieren la muerte de los que trabajamos. Yo quisiera si me dan unas roncha en la vega, “parendondear” mi labor, que “ansí” valdría más de siete mil duros. También nos dijo que a los curas y frailes hay que echarlos fuera de la España, porque engañan a las gentes y se llevan el dinero que les damos “pa” dárselo al Papa y hacer la guerra contra Rusia; en cuanto a los asilos y hospitales, van a hacerlos el gobierno muy grandes y nuevos con mujeres “pagás” “pa” cuidarnos cuando caiga enfermos o lisiaos.  
   
También nos dijo que la República va a poner los estudios “pa” los “probes” sin pagar “na”, y “pa” que estudien carrera nuestros hijos, y no como “agora” que sólo hacen estudios los ricos.
Cuando se lo dije a Pascualico, me dijo que quería ser arquitecto, lo que me alegra “pa” ver si nos hace una puente en el río, y me apaña la casa –que del “tejao” anda flojica-por ser ya muy vieja las vigas.

Lo único que no veo claro es de donde van a salir las misas o lo que es igual; que si nos dan los estudios gratis, y sin pagar “na”, los pagaremos en contribuciones y otras socaliñas, que no será muy republicano si no lo pagan sólo los ricos.

También nos dijo que “agora” va a haber descasamientos, o sea: que el que se quiera “desaseparar” de la  mujer se “desasepara”, y la mujer que quiera “desasepararse”  de su “mario”, se “deseasepara” con solo un “papelico” que le dé el señor Juez, y se puede casar con quien quiera.

Yo “desto” me alegro, pues aunque la Úrsula es “güena” mujer y “apaña”, en lo que cabe  “pa” la casa, está ya “estropeá”, y “ende” que le tiró la burra “ande” torpe de una pata y no está lista. En su lugar me casaría con la Ramona, la hija de la Nestasia, que es guapa moza y además tiene una “güerta”, que es la mejor de la redorá, Ürsula, en cambio podría buscar acomodo con el vecino Colás, que es viudo, y –que por ser sastre- le ayudaría mejor que a mí que soy labrador. Ya veremos esto “pa” cuando se pueda. No diga “na” de esto a la Úrsula.

Sabrá “usté” tío que, por ser la República, hemos “mudao” los nombres a las calles “pa” estar en “tó”. A la calle de la Soledad le hemos puesto de Doña Vitoria Quen, que creo es una inglesa que inventó las cárceles; a la calle del Chopo la llamamos de Besteiro y a la plazuela de la <Paja es “agora” plazuela de Alcalá Zamora; pero yo no me acostumbro, y “ca” vez que digo que voy a la plaza de Alcalá Zamora, sólo me acuerdo de la paja. También tenemos la plaza de la “Reapublica” y la Avenida de la Libertad, que es “onde” está el matadero ”Pa” borrar “to” lo real, al sitio “onde” es la feria –que se decía el Real de la feria- le hemos puesto el “Proletariao” de la feria que es “onde” ponen los puestos y las recuas de animales, y al boticario don Cacilio, que tenía unos pavos reales, se le dijo que los llamara pavos radicales en recuerdo de los amigos de Lerrus.

Más cosas le contaría; pero no tengo tiempo, y mi Úrsula está en “ca” de Clemencio el carnicero, a que le dé unas trébedes que le prestó hace un mes, y aún no las ha  devuelto.
Da muchas memorias a la tía Basilisa, y un millón de besos a los chicos con un abrazo muy fuerte  de su sobrino, que le quiere y desea verle y abrazarle.

Filiberto Castellano

P.D. Sabrá “usté” que Pascualico ya no quiere ser arquitecto, sino que, como le tira mucho el agua, quiere ser “menistro” de la Marina; lo cual que el tendero de la plaza mayor, Manuel Alonso, le dijo que “pa” ser “menistro” de la Marina estudiara “pa” boticario. No sé por qué lo diría, pues como Manuel Alonso es de mucha guasa, temo lo dijera “pa” burlarse. –Vale.

Trascrito por:
José María Rodríguez González, Profesor e investigador histórico

  • Cuenca, 29 de julio de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada